Y así fue como Barcelona se llenó de magia en Sant Jordi

Un reino, un dragón, una princesa y un honorífico caballero. El día de Sant Jordi es conocido por recordarnos la leyenda que aconteció muchos años atrás cuando un caballero llamado Jorge salvó la vida de una princesa que iba a ser devorada por el enorme dragón. El acto de salvación supuso entonces, y sigue manteniéndose hasta hoy, un símbolo de la victoria del bien sobre el mal. El amor sobre el odio. La vida sobre la muerte.

A día de hoy, en honor a aquel caballero, y también porque el 23 de abril es el día donde coincidieron Cervantes, Garcilaso de la Vega y Shakespeare en su fallecimiento -en 1995 la UNESCO lo declaró ‘El Día Internacional del Libro’-, los enamorados se intercambian rosas y libros como símbolo de amor y respeto y que además se promueve en un maravillo acto de pasión por la cultura.

Día de Sant Jordi

Quizás por eso se ha convertido en una de las festividades más importantes, únicas y especiales en Cataluña. Hoy las rosas, el olor a páginas con historias, y las personas llenan todos los rincones de las calles de Barcelona. Ellas buscan un libro, ellos una rosa roja acompañada de una espina de trigo.

La tradición de regalar una rosa y no cualquier otra flor también tiene su explicación. Principalmente porque la rosa tiene un simbolismo cuya fuerza representa la exclusividad del amor, el color rojo la pasión entre los amantes y la espiga la fecundidad.

Además, para completar un día como el de hoy, durante toda la jornada, escritores de casi cualquier temática viajan hasta Barcelona para firmar los ejemplares de sus libros en distintos puntos de la ciudad. Entre ellas, librerías, centros comerciales, puntos de encuentro culturales o incluso en puestecitos a pie de calle.

En definitiva, el día de Sant Jordi es un día de emociones y de sentimientos, de historias y leyendas, de caballeros y princesas y sobre todo, de mucha tradición y cultura.

¡Feliz Sant Jordi! ¡Y feliz Día Internacional del Libro!

Y recuerda… la mejor historia es siempre la que escribes tú mismo.

“Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran”.
-André Gide-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s